Reseña: Grifo de cerveza Domoclip, para barriles de 5 litros.

Sabemos que hay mucho desconocimiento al respecto de los grifos de cerveza para barriles de 5 y 6 litros. Uno se decide a comprar uno y realmente no sabe en qué criterios basarse a la hora de comprar uno u otro grifo de cerveza para casa.

Por eso estamos realizando una serie de pruebas con todos los grifos que pasan por nuestras manos con la intención de poderos dar nuestra opinión sobre la calidad de los grifos y recomendaros que grifo comprar en función de vuestras necesidades, expectativas y presupuesto.

Empezamos nuestro repaso a los grifos de cerveza para uso doméstico por…

 

El grifo de cerveza para barriles de 5 litros sin cápsulas de CO2 de Domoclip

Grifo de cerveza Domoclip

 

Versión breve: Este grifo de cerveza cumple, en nuestra opinión, con los mínimos imprescindibles para un grifo de cerveza, pero nada más. Lo consideramos una opción económica válida. Es compatible con barriles de cerveza de 5 litros tipo Beertender y fiesta.

¿Quieres saberlo todo sobre este grifo de cerveza? Sigue leyendo.

El grifo de cerveza de Domoclip es visualmente idéntico al grifo de cerveza de Klarstein, posiblemente el grifo de cerveza para casa más vendido por detrás del de Krups.

El grifo de cerveza es compatible con dos tipos de barriles:

Accesorios del grifo de cerveza Domoclip

Los barriles Beertender son de 5 litros presurizados, el más famoso es el barril de Heineken que puede encontrarse en muchos Carrefour y Hipercor de España.

Para esta clase de barriles el grifo de cerveza se comporta bien, es capaz de aguantar la presión del barril 5 días sin ninguna clase de problemas y hasta 7 o 10 (en función de nuestros gustos) hasta que pierde demasiado gas.

La única pega que encontramos en el uso de este grifo de cerveza con los barriles de tipo Beertender es que quizás genere demasiada espuma en el vaso. Este problema puede no reproducirse en otros grifos diferentes al de la prueba que hicimos si el problema provenía del barril o de nuestro grifo en concreto.

La gran novedad de este grifo de cerveza es que en lugar de introducir CO2 en los barriles tipo fiesta para mantener la presión interna, emplean una bomba que introduce aire atmosférico.

Como sabéis este es el sistema que emplea el que en nuestra opinión es el mejor grifo de cerveza del mercado, el grifo de cerveza de Philips, pero con un gran hándicap: Los barriles de cerveza del grifo de Philips tiene dos compartimentos separados, uno para la cerveza y otro para el aire que la bomba va introduciendo, por lo tanto, en el caso del grifo de cerveza de Philips, el aire atmosférico nunca entra en contacto con la cerveza.

Este NO es el caso del grifo de cerveza de Domoclip, cuyos barriles no vienen preparados con este doble compartimento.

Así que nos encontramos con una disyuntiva: El no contar con cartuchos de CO2 es una ventaja a nivel de comodidad en el uso del grifo y un ahorro, pero a costa de reducir la vida útil de la cerveza del interior del barril.

La pregunta es: ¿Cuánto sufre la cerveza en este proceso?.

Para responder a esta pregunta lo que hemos hecho es probar el grifo de cerveza con 3 barriles de cerveza diferentes (pils, de trigo filtrada y cerveza de bodega no filtrada (Kellerbier)), pincharlos en el grifo y beber una pinta de cerveza cada día hasta la finalización del barril (después de la primera prueba cambiamos el sistema de consumo de cerveza, ver más adelante).

Los barriles contienen 5 litros de cerveza así que la duración esperada de la prueba es de 10 días o hasta que la cerveza no estuviera en condiciones para su consumo.

Evaluamos dos criterios: La pérdida de frescura (o llegado el caso de salubridad si es que llegaba a “picarse” la cerveza por la oxidación) y la pérdida de espuma de la cerveza.

Prueba 1: Pils.

Durante los 4 primeros días no notamos ninguna pérdida en calidad ni en espuma, la cerveza mantuvo muy bien sus cualidades. Sin embargo, en el 5º día la cerveza perdió bruscamente espuma.

Nos dimos cuenta de por qué: Después de la pinta del cuarto día la bomba de gas no saltó y esto hizo que la presión dentro del barril fuera menor que los días anteriores y el CO2 escapara de la cerveza.

¿por qué? La bomba salta cuando detecta que la presión cae por debajo de un umbral, en la cuarta pinta debimos de quedarnos justo por encima de ese umbral y fue lo que causó la pérdida de gas.

Así que variamos el procedimiento y generamos el consejo 1 para usar este grifo de cerveza:

Consejo: Para conservar la cerveza es importante que la última cerveza que se sirva haga saltar la bomba de gas, echando un poco más de cerveza si es necesario.

Prueba 2: Trigo filtrada.

En esta ocasión nos servimos una pinta de cerveza al día y después tanta cerveza como fuera necesaria para hacer saltar la bomba de gas.

A medida que el barril se va quedando vacío es necesario extraer más cerveza para hacer saltar la bomba de gas.

La duración del barril fue de 8 días y la última servida no fue suficiente para llenar una pinta.

Una de las personas del equipo de barriles de cerveza dijo que en su opinión la cerveza empezaba a perder frescura el tercer día, los demás empezamos a notar esta pérdida entre el 4º y el 5º día según gustos.

A nivel de espuma la cerveza estuvo razonablemente bien durante toda la duración de la prueba (los 8 días) aunque sí que es verdad que los días 6, 7 y 8 notamos que la espuma iba a menos.

Prueba 3: De bodega no filtrada (unfiltered Kellerbier).

Este tipo de cerveza hizo una cantidad de espuma muy elevada en el grifo durante los primeros servicios, de hecho fue la única con la que tuvimos que dejar reposar la cerveza para acabar de servir las dos primeras pintas.

El resto de la prueba fue muy similar al anterior. La cerveza se agotó en el 8º día, aunque en esta ocasión sí que pudimos completar la pinta del octavo e incluso un poco más.

La pérdida de frescura se notó en los días 3º y 4º según gustos del equipo de barriles de cerveza y la pérdida de espuma desde el segundo día (y menos mal porque al principio tenía demasiado, se mantuvo en una cantidad de espuma adecuada hasta el 5º día).

Conclusiones de la prueba:

  • (Barril tipo Beertender): Es tan bueno como cualquier otro grifo para el uso de barriles de 5 litros presurizados, excepto quizás porque la cantidad de espuma era un poco elevada.
  • (Barril tipo Fiesta): Es un buen grifo si nuestro ritmo de consumo es de un litro de cerveza al día (5 días de duración por barril). En este caso lo más probable es que no echemos de menos para nada el CO2.
  • (Barril tipo Fiesta): A partir del día 4-5 es posible que notemos que la cerveza pierde frescura.
  • (Barril tipo fiesta): A partir del día 4-6 es posible que notemos que a la cerveza le falta espuma.
  • (Barril tipo Fiesta): Si seguimos la regla de tirar cerveza hasta que salte la bomba de gas (lo que es necesario para evitar que el barril pierda espuma bruscamente) entonces la duración del barril no excederá los 8 días

Algunos defectos que hemos identificado:

  • El grifo de cerveza no deja de enfriar nunca. Tiene un termómetro que nos indica la temperatura de la cerveza pero no detiene en ningún momento el enfriamiento de la cerveza. Hemos hablado con el fabricante y por lo visto es el funcionamiento normal. Cuando la cerveza baja de los 0 grados aparece en el display un código de error, según el manual la forma de corregir el error es apagar (manualmente) la máquina y volverla a encender más tarde.

Nuestro almacén,  durante las horas de día, se encuentra a 13 grados (lo que es un grado por debajo del mínimo de funcionamiento según el manual del aparato, que indica de 14 a 21 grados) y entre 7 y 9 grados en las horas de noche. Es posible que en entornos más cálidos no llegue a producirse el enfriamiento excesivo.

Teniendo en cuenta que se ha introducido aire atmosférico en el barril (y por lo tanto alguna bacteria habrá entrado también) no nos parece buena idea apagar la máquina y dejar calentar la cerveza.

  • El hecho de que no deje de enfriar nunca introduce dos problemas: El consumo eléctrico, que de acuerdo al manual son 70w y el ruido del ventilador, que en nuestro almacén no molesta, pero entendemos que de guardar el aparato en una cocina puede llegar a ser molesto en un domicilio.
  • La bomba de gas mete bastante ruido, esto es normal y es solamente temporal, una vez el aparato ha metido la presión que considera adecuada no vuelve a saltar hasta que no sirvamos la siguiente cerveza. La única excepción es cuando el grifo está enfriando por primera vez el barril.
  • Si enfriamos el barril en el grifo de cerveza la bomba de gas saltará cada poco tiempo (30 segundos al principio) a medida que el barril pierde presión por reducción de la temperatura. El tiempo entre una activación de la bomba y la siguiente se va ralentizando hasta detenerse por completo cuando el barril alcanza los 3 grados aproximadamente. Pero en llegar a este punto tarda unas 8 horas o más.
  • Los acabados son plásticos y la calidad del acabado mediocre, por ejemplo pudimos arrancar el embellecedor de la palanca para tirar cerveza sin mucho esfuerzo debido a que está pegado con silicona.
  • Los barriles de cerveza de tipo fiesta son “sucios” en el sentido de que es muy posible que nos manchemos las manos a la hora de prepararlos para pincharlos en el grifo. Ni que decir tiene que esto no es culpa del grifo, es común a todos los barriles de tipo fiesta que se vayan a pinchar en un grifo de cerveza

Consejo 2: Es mejor enfriar el barril en el frigorífico y después pincharlo en el grifo, con eso nos ahorramos el ruido de la bomba, tener el aparato encendido y pinchar el barril antes de tiempo, lo que prolonga la vida útil de la cerveza.

 

Para nosotros: Es un grifo de cerveza que cumple con los mínimos imprescindibles.

  • Conserva adecuadamente la cerveza (4-5 días en buen estado, hasta 8 máximo).
  • En las pruebas que hemos hecho no ha generado excesiva espuma.
  • Enfría los barriles adecuadamente (incluso demasiado)
  • Y es compatible con una buena selección de barriles.

Incluso tiene un extra por el que sobresale:

  • No necesita de cartuchos de CO2.

Sin embargo, no va más allá:

  • Nos gustan los grifos que conservan la cerveza más tiempo.
  • Introduce un ruido constante en la casa.
  • Al no detenerse nunca el enfriador es un consumo eléctrico constante.
  • Los materiales del aparato son baratos y se nota.
  • Usar barriles de cerveza tipo fiesta puede requerir mancharse las manos (Esto último no es culpa del grifo, es común a todos los grifos que empleen barriles tipo fiesta).

Como conclusión final: lo consideramos una opción económica viable. Si nuestro presupuesto es escaso es perfecto, igualmente es perfecto para usarse en fiestas o acontecimientos o si queremos introducirnos en el mundo de los grifos de cerveza para casa con lo básico y en un futuro pasar a equipos de mayor calidad.

 

 

Deja un comentario