Como funciona un barril de cerveza

Dedicamos el primer artículo de barrilesdecerveza.es a ver cuáles son las diferencias entre un barril de cerveza presurizado (Keg en inglés) o un barril de cerveza sin presurizar en el que se introduce el gas manualmente (Cask en inglés).

En este artículo vamos a ver cómo funcionan los barriles de cerveza y cómo son por dentro.

En el momento de su fabricación la fábrica de barriles funde una particular aleación de acero, cobre, nickel y manganeso que consigue que en las soldaduras no queden huecos en los que se pudieran refugiar bacterias que más tarde echarían a perder la cerveza.

El resultado es el de un barril increíblemente resistente capaz de soportar por un lado la presión del líquido de su interior sin reventar y por otro las inclemencias y golpes del transporte hasta su destino.

Los barriles de más de 5 litros son todos reutilizables, lo que quiere decir que se devuelven a la cervecera para su rellenado. Los mini barriles de cerveza de 5 litros por su parte son reciclables.

Los barriles de cerveza deben de ser herméticos o sino el oxígeno penetraría en su interior y malograría la cerveza en cuestión de días. Sin embargo la cerveza debe de salir por algún lugar, así que todos los barriles presurizados vienen equipados con una válvula en su parte superior que permite la salida de fluidos pero no su reentrada. Esta válvula va conectada a un tubo que desciende hasta casi la parte inferior del barril que será por donde ascenderá la cerveza.

VIsta interior de un barril de cerveza
Fuente: Wikipedia.

Los barriles de cerveza no presurizados por su parte vienen equipados con una espita en su parte inferior y una entrada de oxigeno por su parte superior (si funcionan por gravedad) o con una salida para la cerveza y una entrada para el aire bombeado si es un barril de tipo Cask según su término inglés.

Para más información sobre barriles tipo Keg y Cask por favor visita este enlace.

En el caso de los barriles que funcionan introduciendo gas a presión, el gas que se emplea para extraer la cerveza es CO2 o N2, la razón es que el CO2 es el mismo gas que la cerveza genera y por el que tiene burbuja, así que introducir CO2 en el barril no le hace ningún mal al sabor de la cerveza. El nitrógeno también es casi neutro así que no introduce ningún sabor o aroma extraño en la cerveza.

La pega del CO2 es que se disuelve con cierta facilidad en la cerveza lo que puede hacer que se convierta en una gran piscina de espuma al servirla, esto no ocurre con el nitrógeno porque este último gas se disuelve peor. Muchos barriles emplean por ello una mezcla entre CO2 y N2 a fin de mantener un equilibrio perfecto en la mezcla de gases del barril.

Los barriles también emplean diferentes presiones dependiendo del lugar del mundo donde lo encuentres y los gustos de los parroquianos locales, de esa forma los barriles americanos siguen el estándar “D” mientras que los alemanes siguen el estándar “A”. En líneas generales cuanto más aromática y sabrosa se quiere que sea la cerveza, menos presión necesita y por lo tanto menos presión se requiere para mantener su nivel de carbonatación.

Este es el punto fuerte de los barriles tipo cask, al no introducir CO2 a presión su nivel de carbonatación es más bajo y por lo tanto su cerveza es más sabrosa y aromática. Este hecho se refuerza por que los barriles tipo cask suelen contener cerveza sin pasteurizar ni filtrar, lo que proporciona cervezas vivas y con mucho cuerpo.

Si has encontrado este artículo útil o interesante, por favor, enlázalo, compártelo o síguenos en redes sociales.

2 comentarios sobre “Como funciona un barril de cerveza

Deja un comentario