Barril de cerveza

Comprar un barril de cerveza suele ser más caro que comprar la misma cantidad de cerveza en latas o botellas.

Entonces: ¿por qué comprar un barril de cerveza en lugar de comprar la misma cantidad de cerveza en un formato más barato?

Hay dos razones esenciales. La cerveza de barril siempre es más rica que la cerveza en botella o lata y que una cerveza bien tirada gana mucho en aromas y por lo tanto en sabor.


Barril de cerveza

Una vez envasada, y asumiendo que el envasado se ha hecho bien, la cerveza tiene 3 enemigos principales: La luz, el calor y el oxígeno. La influencia de cualquiera de estos tres elementos deteriorará el sabor y la calidad de la cerveza.

El barril de cerveza es metálico y opaco por lo tanto la influencia de la luz deja de ser un problema, esto también ocurre con las latas de cerveza, pero no con las botellas que en general dejan pasar demasiada luz.

En este sentido las botellas ahumadas son mejores que las botellas verdes o transparentes.

El calor también es un problema para la cerveza. Idealmente la cerveza debería almacenarse en un lugar fresco y tratar de que durante su transporte esta no se caliente demasiado. Aunque el calor afecta por igual a los tres formatos lo cierto es que el barril de cerveza, al tener volúmenes más grandes, tarda más en calentarse y por lo tanto tiene una mejor resistencia a la temperatura.

Finalmente tenemos la influencia del oxígeno. Todos los formatos de cerveza son estancos para impedir que escape el gas de su interior, por la misma razón no debería entrar nada de oxígeno del exterior.

El único oxigeno presente en la botella o lata es el que queda dentro tras el llenado de la misma. No es mucho pero produce una pequeña oxidación que hace que la cerveza rápidamente pierda frescura y sabor.

En un barril de cerveza presurizado esto no es un problema puesto que la presión expulsa el oxígeno de su interior antes de que se selle el barril.

Estas son las razones que hacen que un barril de cerveza conserva las propiedades de su cerveza significativamente mejor que el resto de los formatos.

El efecto del mayor volumen del barril se puede notar incluso en formatos menores. Muchos aficionados a la cerveza reconocen que la cerveza en formato grande es más sabrosa.

No todas las buenas esencias vienen en “frasco” pequeño

Mucha gente pregunta si un barril de cerveza no introduce en la cerveza los toques metálicos que se encuentran en la cerveza de lata.

Tanto los barriles de cerveza como las latas vienen selladas en su interior para que la cerveza no entre en contacto con el metal, logrando de esta forma que ningún sabor o aroma metálico pase a la bebida.

En realidad el toque metálico que notamos en las latas solamente se encuentra cuando se bebe directamente de la lata y proviene del contacto de nuestros labios con el metal por la parte exterior y del aroma que la lata desprende.

Para acabar con este problema en vuestra cerveza de lata simplemente servid la cerveza en una copa.

Si habéis encontrado este artículo útil o interesante, por favor seguidnos en Facebook o twitter o compartid este artículo con vuestros conocidos.

Deja un comentario